Crisis logística en China lleva a EE.UU. a impulsar la relocalización de producción en países amigos